Ir a inicio

Ir a inicio

 

Enlaces desnudos

Webs interesantes
MAGUFOmedia
ARP-SAPC
HomoWebensis
Sin dioses

Bitácoras de la leche
El palo-freak
A Contraluz
Por la boca muere el pez
Ciencia 15
Los cien gaiteros del delirio
La biblioteca de Babel
El rincón de Canopus

FotoBlog


Categorías e historias

La verdad desnuda
Bajo la ropa
Los velos de Sofía
Historias

Califica En Pelotas
Todo esto es gracias a

Blogalia
Blogalia


Diario de una plutoniana - Día 9


Día 9 de Koko

Querido diario:

Como cada día, he leído el periódico mientras me comía una tostada de cachuela. De entre todas las noticias ha habido una que me ha llamado muchísimo la atención: parece que el Imperio se ha reunido en secreto con representantes de Angola, sin consultarlo antes con las Naciones Unidas.

En el trabajo, los compañeros se han puesto muy nerviosos con la noticia. Se temen algo malo. El que peor se lo ha tomado ha sido Jhonny, como casi siempre. Nada más enterarse, ha salido corriendo de su despacho en dirección a nuestra base en Caronte. Espero que no haga ninguna locura.

Por lo demás, el día ha sido bastante normalito. Si no fuese por todos los carteles que han colgado en la ciudad por las elecciones, se podría decir que la vida sigue tan tranquila como siempre.

Hasta mañana,
Francisca Gutierrez.

Publicado el 2004-05-09 a las 01:00 | 1 Comentarios | Enlace

La Esfera de las Ánimas


La Esfera de las Ánimas, tan esférica, con tantas almas dentro. Con una serpiente de fuego verde que se retuerce cuando los dedos de la Malvada Emperatriz del Espacio se acercan. ¿Qué hace esta esfera?

Dominación.

Publicado el 2004-05-08 a las 01:00 | 1 Comentarios | Enlace

PISTA: La rata


Acabo de romper un disco de Julio Iglesias, y la rata que ha salido de debajo de mi cama me ha arrancado el meñique. Ese maldito cazador de osos no va a poder sacarme de la jaula de caramelo donde defeco, ni aunque me pueda mi rabia y mi ira.

Publicado el 2004-04-22 a las 01:00 | 0 Comentarios | Enlace

He muerto


He muerto, y por eso tengo ganas de comerme una cabeza de murciélago.

Publicado el 2004-04-21 a las 01:00 | 0 Comentarios | Enlace

Matrix 3


El Agente Smith es un virus que contagia a toda la banda que vive en Matrix. Los ordenatas no tienen ni repajolera idea de qué hacer con Smith. Smith (que se coló en el mundo "real" en la peli anterior), quema los ojos a un cura. El cura llega a un acuerdo con los ordenatas. El cura se da de leches con Smith y, cuando éste le "transmite su código", los ordenatas (a los que el cura estaba enchufado) matan a todos los Smith. El cura muere y hombres y máquinas pueden vivir de nuevo en paz.

Ah, y Trinity muere en un accidente de nave.

Vaya chorrada...

Publicado el 2003-11-08 a las 04:12 | 12 Comentarios | Enlace

El jardín que acorrala a mi casa


De paseo por el jardín que a mi casa acorrala, espera tranquilo Pedro -en su banco, su diario, su pitillo- a Eva, que su nieta empuja y se sienta, y se miran, ni hablan pero se cuentan lo que ya dijeron a tantas mujeres, a tantos hombres. Ni hablan pero se mienten, que enseñaron ya sus cartas y aprendieron a jugar hace tiempo, con tantas otras mujeres, con tantos otros hombres.

La nieta de Eva la aparca junto al banco y se aleja, "a ver cuándo se muere", apresurada y sin aire, para dar el último beso a Martín, que en la barra del bareto de la esquina busca un escote en el que lanzar un órdago a sus ojos, antes de ir a trabajar. Con el café aún chorreándole entre los dientes, en los labios un beso rápido, "pesada de los huevos", y el la mente los pechos más que abultados de la camarera.

Sale, y a punto Martín se choca con Alberto y Sonia, que dedican diez minutos antes de su clase de latín a aprender sobre ellos mismos, rodando sobre la hieba, esos besos adolescentes que nunca llegan a nada. Mojados, más que por ósculos, por aspersores, se chocan con las ruedas de la silla de Eva. Manuel, que pierde el encarte del beso, mira a la vieja, mira al viejo, y ve a tantos hombres, a tantas mujeres.

"A mí nunca me pasará eso, te quiero, Sonia". Sin saber que va sin mano.

El paseo por el jarín que a mi casa ahoga, me ha recordado el último corte a la baraja que hizo, adios para siempre, mi juventud.

Publicado el 2003-08-05 a las 09:46 | 1 Comentarios | Enlace

Paso de blogs


Siento decirlo, pero el único blog divertido, el de Borjamari. Ah, y este es el primer chorrapost (y último) que coloco hablando de blogs.

Publicado el 2003-08-05 a las 07:40 | 2 Comentarios | Enlace

Dillei Chorra


Hoy la televisión ha vomitado sus memeces. "Nuestra música es minimalista y envolvente", asegura Dillei Chorra. "Tenemos muchas influencias: desde el Tripjop hasta el Culfusion, pasando por el Tecnojarco y el Jardpop", contiúa Bob-O'Neil. Y un tropel de descerebrados nacidos con una Plaiesteision bajo el brazo, saltan al éxtasis del ruido y las pirulas, mojados en su sudor y en el de todos, con botellas de agua moradas (que molan más) y los ojos como platos.

"Pues me gusta toda la musica, ¿y a ti?", la rubita dice al quinceañero con pendiente. Él sonríe y le propone acercarse a la barra, "parece que tenemos los mismos gustos". Se dice que quien nada sabe, quien nada conoce, o bien odia todo o todo ama. Y se dice con razón. Siguen en la pantalla los pinchadiscos con las mismas tonterías: "usamos el minimalismo como forma de expresión", cuando minimalismo es la única palabra que conocen para describir su falta de ideas, de ingenio, de originalidad, la única palabra que conocen para describir el tom-tom repetitivo que su mac (tan bonito) crea.

Y llaman vanguardia a algo que se inventó hace más de tres décadas, a un ritmo desalmado y sin motivo, que no expresa, ni hace sentir, que es ruido de lavadora, de metro, una repetición horrenda de lo mismo. "Es un jándicap que muchos no nos entiendan", cuando el problema está en que no transmiten sentimiento alguno. Y a su público, el chaval del tatuaje de mentira, la quinceañera tonta y el productor de cedés, la música le sigue sonando a nada.

Publicado el 2003-06-04 a las 00:50 | 56 Comentarios | Enlace

Ahora... Vuelvo.


Ahora, que sé que Víctor Ruíz plancha mejor que yo, que me sangran con menos fuerzas las heridas, que el calvorotas de mi vecino ha jubilado al perro, que soy tan mayor que acampo a medio camino en la cumbre de la vida, que tengo puteado a mi becario , que mi mejor amigo se ha olvidado por primera vez de mi cumpleaños, que me estoy acostumbrando a la maldita alergia, que ya no quiero el billete a la felicidad.

Ahora, que no tengo birra en el frigorífico, vuelvo en pelotas.

Publicado el 2003-05-30 a las 05:18 | 8 Comentarios | Enlace

Una buena mujer


Tiene cojones que, sin ser maricón, una de las personas a las que más quiera sea un hombre. Soy incapaz de describir lo orgulloso que me siento al poder tratarlo como a un amigo, lo bien que me lo paso metiéndole en líos, fastidiándole, diciéndole la verdad -alterada un poquitín para hacerle más daño- a la cara.

Es tan bobo que ahora se lo tiene que estar pasando realmente mal. Ha perdido una buena mujer y, probablemente, su carencia de cerebro le impida ver todo lo que ha ganado. Ahora es libre, no tiene que aguantar a la hijadeputa gorda y enana que le ha fastidiado le vida, no tiene que pasear con esos disidentes de Sodoma, no tiene que callar, como hacía cuando se reían de él. Ha perdido a una buena mujer, pero ha recuperado su vida.

Y, como no puede ser de otra forma, me estoy comportando como un cabrón con él. Estoy deseándo verle para insultarle ("por tonto"), quiero decirle lo tremendamente imbécil que es, demostrarle lo absurdo de su existencia, comentarle lo poco que vale para nada. Ha perdido a una buena mujer, y me alegro por él.

Si lees esto, amigo (aunque el sentimiento no sea recíproco), que sepas que te invitaré a un cigarro cuando te vea. Has perdido una buena mujer, pero has ganado un Fortuna.

Publicado el 2003-04-23 a las 04:06 | 12 Comentarios | Enlace

Cazadores de cometas (I)


Vacía de luna la noche, Sofía coloca su Nikon en la loma y deja que la brisa haga jugar su cabello con las estrellas. Se refleja debilmente en el objetivo el cometa que el cielo oscuro rasga. Abre la bolsa de accesorios, y, entre anillos-T y objetivos, saca el cable disparador. La bóveda a manchas del firmamento se cuela por su retina, millones de soles condensados en una mota de polvo, tan insignificante que hacedor alguno se preocupó jamás por ella.

Es una cazadora de cometas. Fotografía las noches del mundo, registra en una película caduca lo perenne -en términos humanos- del cosmos. Horas y horas sobre lomas en cientos de lugares, a veces tan sola como una estrella, a veces acompañada como un planeta de satélites. Horas y horas meditando. "¿Por qué no nos conformamos con intentar comprender la belleza del universo? ¿Por qué inventamos tantas tonterías, tantas falsedades?" Es tan hermoso lo que vemos que no necesitamos imaginarnos que existe algo más allá. "¿Por qué se pervierte esta maravilla? ¿Por qué nos insultamos con tanta puta leyenda?"

Gira levemente el trípode a la izquierda, no le gustan los retratos de frente. Acopla el cable, y vuelve a mirar al cometa. No puede dejar de pensar la cazadora en lo maravilloso que parece, con el reflejo de todos los rayos del sol brillando libres en la cola, una fuente de lechoso brillo que escapa del velo oscuro de la noche. Le roba el alma con dos disparos y unas luces iluminan la espalda de Sofía.

Publicado el 2003-04-04 a las 20:33 | 3 Comentarios | Enlace

Puta coca


Tuve un amigo inteligente. Alguien con quien charlar, con quien reírse del mundo, con quien debatir entre cervezas. Las últimas veces que he estado con él no podía mantener una conversación coherente, no distinguía una mentirijilla de broma de la realidad, una crítica suave de un insulto, un insulto de un halago. Sus únicas palabras: "...iba puestísimo de perico y...la hostia, tío, la hostia...y nos metimos en el servicio...casi nos pilla su padre yendo enfarlopados...qué rico el polvo blanco...buah, un tirito no hace daño a nadie..." Ayer me pidió 500 Euros porque estaba en un lío. Al negarme, pasó de la súplica a la exigencia, y de la exigencia al enfado. Y creo, no pude entenderle bien (se le está quedando un acento "Bofill" de lo más raro), que me mandó "a tomar por culo" antes de colgar.

Hoy, una amiga me ha contado que su cuñado era el colmo de la simpatía. Ahora, está haciendo la vida imposible a su hermana y a sus sobrinillos. Menudo cabrón. Menudo hijodelagrandísimaputa. Tres años consumiendo cocaína y negándolo. Y, ahora, su familia está sin un duro, su mujer depresiva, sus hijos (de 3 y 6 años) con problemas psicológicos. Lo peor, que no sólo no reconoce que ha echado a perder su vida (y la de aquellos que aún le rodean), sino que culpa de sus "problemillas" a todos los que tratan de ayudarle.

Puta cocaína. Putos consumidores de mierda. Putos desgraciados que se enganchan conscientemente. Putos drogadictos que, yendo de enfermos, intentan que te compadezcas de ellos. Si no iban a poder resistirse a una segunda, una tercera y una cuarta, que no hubiesen comenzado con una primera raya. Putos gilipollas.

Una amiga tuvo por cuñado a la persona más simpática y amable del mundo, y yo tuve por amigo a un tipo inteligente. Los dos hemos perdido algo. Ojalá su cuñado y mi amigo pierdan mucho más. Se lo merecen.

Publicado el 2003-03-27 a las 03:35 | 70 Comentarios | Enlace

Cuatro mujeres


Sus inmensos ojos cañí buscan alguna cara conocida en el andén. Sin nadie que pueda chivarse a sus viejos, la niña de catorce se acerca un filtro a los labios y se lo enciende, temerosa. Y rebelde. Ha quedado con su novio -aunque él la considere una amiga-, que últimamente da un huevo el coñazo con eso de acostarse juntos. Se abren las puertas del vagón, tira el cigarro y comienza a preguntarse qué pasaría si lo hicise con Carlos. O con Domingo, o con Juancho, o...

Se arregla el pelo castaño mientras habla con sus compañeras de piso. Como es consciente de que sus grandes pechos extremeños no son proporcionales a su diminuta cintura, se queja porque los tíos sólo quieren follar con ella, sin importarles un cojón lo que sienta. Comenta que con David todo parecía distinto, pero que, en el fondo, era un hijodeputa igual que todos. Y, para colmo, la dejó justo dos días antes del parcial de Analítica, que suspendió. Cuando se abren las puertas del vagón, la joven universitaria acerca la carpeta a sus voluptuosos secretos y se despide.

Mientras camina hacia el siguiente tren, con el carrito del niño -que duerme-, va repasando la lista de la compra. No sabe si llegará a tiempo de ver a la Campos hablar de los chavales de Gran Hermano que, si bien son bastante golfos y vaguetes, no parecen ser malos chicos. Ella antes también era así, jovial, con esperanzas, con sueños, con ganas de comerse el mundo. Iba a clases de pintura -era buena-, preparó unas oposiciones de administrativa, incluso ayudaba a su madre con la peluquería. Aunque eso fue antes de casarse y tener a sus dos hijos. El tren se va mientras se pregunta qué habría pasado de haber dicho que no a Antonio.

Le tiembla el brazo al agarrar la barra metálica. Nadie parece dispuesto a cederle el asiento, así que tendrá que estar en pie las dos paradas que la separan de casa. El médico le ha dicho nosequé de nosequé, y le ha sonado bastante feo. Eso mismo le dijeron a Encarni y, ya ves, ahora descansa en La Almudena. Qué desgracia de familia, ni sus hijos fueron al entierro. Aunque eso no le pasará a ella, porque, aunque uno de sus niños la quiso meter en un asilo hace dos meses, sabe que los otros tres, y sus nueras -bellísimas personas-, la quieren mucho. Ay, sabe que su Manolo la estará esperando allí arriba, en el Cielo con el Señor, y que no queda mucho para que eso llegue.

Cuatro mujeres que he disfrutado hoy en un transbordo en el Metro. Una que comienza a nacer, otra que ya lo está haciendo, una que ha dado la vida, otra que ya se está yendo. Cuatro mujeres, maravillosas, en dos paradas del Metro.

Publicado el 2003-03-20 a las 07:39 | 8 Comentarios | Enlace

Junto al corazón


Junto al corazón se guardan las cosas importantes. Pegadita a la diana de Cupido, uno puede colocar las fotos de su mujer, de su amante, de los cabrones de sus hijos. Allí se guardan los amores, las ilusiones, los deseos, aquello que es bello en este mundo de mierda, los amigos que nunca te dan la espalda, los amigos a los que tienes tendencia a dejar de lado, ...

Pero, ¿dónde colocar aquello que te da la vida? El corazón es un lugar poco privilegiado para atesorar millones de recuerdos gratos, miles y miles de personas engalanadas con un disfraz, esas coplillas de los Ad Libutum, de los Agüitas, de los Perigallos, de los Jarana. Poca importancia tiene el corazón para guardar allí los bailes al son de los tambores de los Wailukus, de los Infectos, de Bamboleo. Sería un deshonor, para la capital de la provincia más grande de España, el guardar su belleza de febrero, su colorido, sus cubatas sin resaca, su maquillaje, dentro del pecho.

Me importa demasiado poco el corazón para escribir en él los recuerdos de los Carnavales de Badajoz. Prefiero situarlos en el único sitio que me importa: al ladito, al ladito del escroto.

Publicado el 2003-03-10 a las 06:42 | 3 Comentarios | Enlace

Manolo, el de las colillas


La gente como él suele nacer en noches tormentosas, pero, puesto que su familia era de clase más bien subterránea, no se pudo pagar la tasa de rayos y tuvo la matrona que zarandear la bandeja de los apósitos para crear el efecto. Nació feo, muy feo. "No se asuste, señora -dijo el médico al sacar a ese niño de sus entrañas-, puede que de mayor se parezca más a un ser humano que ahora". Hasta los médicos más expertos pueden equivocarse, he aquí un caso que lo demuestra.

Nada en su infancia pudo presagiar su desgraciado destino. Nada a destacar, salvo su desaparición por unas horas, a los tres años, mientras sus padres se dedicaban al noble oficio de sisar carteras en El Rastro. "No se preocupe si tandan en recuperarlo", gritaba la madre mientras un simpático policía le acompañaba, esposada y a empujones, a la comisaría. Nada a destacar, salvo una denuncia de su profesor por su maldita manía de destrozar el material del colegio. "No gano para reglas, señor juez. Fíjese, la última que compré, de acero inoxidable de varios centímetros de grosor, la destrozó con sus propias manos. Son varios años los que llevo dedicado a la docencia y no he visto a ningún niño que destroce tanto material cuando se le infringe un castigo corporal".

La adolescencia la pasó de botellón en botellón, apurando lo que dejaban, tirado en el suelo, de Dyc y de cartón de vino los jóvenes con más dinero y suerte que él. Tuvo suerte con Cupido: se enamoró de varias mujeres, a pesar de que ellas le tomasen más como un entretenimiento para asustar a sus enemigos que como un hombre. En cierta ocasión, mientras se avalanzaba borracho de cubatas de Don Simón, una bella moza tuvo que pararle los pies a base de sinceridad: "Si no me lío contigo no es porque seas feo, que lo eres un rato, sino porque si nunca he visto bien el compartir un hombre con otra, imagínate cómo me sentiría al tenerte que compartir con toda tu piojera."

En una resaca de garrafón, decidió que su hora había llegado, y que tenía que cambiar de vida, y dejarse de mujeres, y de borracheras. Y ducharse. "Por supuesto, aquí admitimos a todos aquellos que crean en el cuerpo de Cristo", le dijo el cucaracha que reclutaba para Salesiano. El año y medio que allí pasó no le cambió tanto como él hubiese querido. Si bien bebía más alcohol y mejor dentro de la congregación, lo que no le importaba lo más mínimo, el hecho de tener que abandonar las mujeres para dedicarse a jóvenes impúberes, le creaba ciertos traumas morales. Decidió abandonar, porque ni se veía presentando programas rosas en Tele5, ni tenía cuerpo para ser modelo. Es lo que tiene la sodomía.

Y, tras años sin dar señales de vida, me lo he encontrado hoy en el metro. Según comentaron los testigos, mi amigo Manolo, tras aburrirse de pedir pitillos a las personas del anden, decidió saltar a las vías para ver si encontraba alguna colilla que fuese fumable. Como no podía ser de otra forma, el tren lo ha arrollado, esparciendo lo poco que podía dar de sí mismo por las paredes y el techo. Me he llevado una oreja a casa, para que, cuando me aburra, pueda martirizarle contándole lo bien que me ha ido la vida. Creo que se lo merece.

Publicado el 2003-02-26 a las 07:56 | 1 Comentarios | Enlace

Cuatro polvos


¿Se pueden echar cuatro polvos en ocho horas? Cuando quieras te demuestro que así es, aunque uno no tenga ganas ya ni de quitarse los calzones. Y es que el sexo nada tiene que ver con el alma, ni con el amor sin paréntesis, ni con los adjetivos necios con los que los vendedores de cielos insultan a la humanidad entera.

Da pena, la verdad, no poder apagar las velas de la cena a soplidos, que la cera tenga que manchar de rojo el mantel junto a la fruta. Qué pena de flores mustias que tan bien han decorado lo que esconden tus piernas. Qué pena de ángel, qué pena de nubes de luto. Y del purgatorio no creas que pueden salvarme esos besos envenenados que me van matando, más bien maquillarán un calendario aburrido de esperarte.

A la mierda los cabrones que miran y comprenden. Por mí le pueden dar mucho por culo a quienes me cierran los bares, a los que no me dejan tomar la vigesimosegunda copa, a quienes me quitan la cerveza de la mano por ir demasiado borracho. Siempre me quedarán las latas del frigorífico, que tomaré, para variar, como un naúfrago en un mar de tangos.

Y si te quieres morir, mátame. Pero hazlo antes de que las ganas que tengo de no verte me recuerden que prefiero el Sunshine Of Your Love al Aserejé. Bien, cada vez queda menos para que mis huellas se desvanezcan en el estiércol, para que este guión absurdo me obligue a rallarme, así que ahora sólo pensaré en mis Carnavales de Badajoz. Todo lo demás, espero, me importará tres cojones. O cuatro polvos.

Publicado el 2003-02-24 a las 06:51 | 0 Comentarios | Enlace

El brillo del lucero


El reverso traidor de la luz del día matar no podrá el brillo del lucero, que suave resvala al rostro postrero y marca con surco la noche baldía.

Al caer la estrella va sembrando estría que sella la ilusión de lo que espero, y deja frío el labio, mas deja entero el filo de la flor de la alegría.

Escóndete del sol que te acompaña, huye de esa luz que tanto brilla, rauda camina hacia la sombra huraña. No mates amaranto ni semilla.

Deja que mis besos borren la extraña estela de esa lágrima por tu mejilla.

Publicado el 2003-02-21 a las 02:26 | 1 Comentarios | Enlace

Mi cuerpo pide estar depre


Llevo una o dos semanas cabreado con todo, desganado, sin ánimos. No rindo en el trabajo, no limpio mi casa, no plancho, apenas como, sólo bebo agua,... Esta misma noche he estado en la Fnac (el "efná") y, al pasar por la sección de Anticiencias varias, obviamente falsas para retrasados mentales y niñatas adolescentes con el cerebro licuado, no me han entrado ganas ni de reirme de las pobrecitas crédulas engañadas. Y eso es grave.

Es grave, pero no me preocupa, pues siempre por estas fechas me ocurre lo mismo. Y no tiene nada que ver con el frío, ni con la falta de luz solar, ni con bobadas por el estilo. Lo único que me ocurre es que se acercan las mejores fiestas del universo conocido, y se ve que mi cuerpo pide estar depre para cogerlas con más ganas.

Ay, mis carnavales, cúanto queda todavía para que lleguéis. Ay, Badajoz, faltan todavía 9 días para verte radiante. No sé si aguantaré tan solo y tan vestido de normal aquí en Madrid...

Publicado el 2003-02-20 a las 05:37 | 2 Comentarios | Enlace

Todos los poemas


Haz mi piel sangrar con tu cadena,
eslabones de lazos de terciopelo,
cenizas a las cenizas, polvo al suelo,
jirones escarlatas, grata condena.

Haz doler mi alma con tu risa llena
de alegría, de vida, libre de duelo,
tan fiera como tú, ángel sin cielo,
tan humana como eres, de gozo plena.

Ata mi cuello con sogas de prosa
al manzano de Tántalo sin estar mojado,
lleno de espinas, convertido en rosa.

Golpea con tus ojos verdes el pasado,
por ti salí del Tánatos, rompí la losa,
loco seré, mas muerto atormentado.
Muerto seré, mas loco enamorado.

Publicado el 2003-02-19 a las 02:07 | 2 Comentarios | Enlace

De día


De día, lúgubre y oscura, calma, hastío, sombra, frío, ardor, locura. De noche, risa que todo lo cura, amuleto, tormenta, brío, pasión, gloria pura.

De día dueles, de noche amas. De día muero, de noche vivo. De día eres tú lo que espero, de noche eres tú a quien escribo.

Publicado el 2003-02-13 a las 03:05 | 1 Comentarios | Enlace

- Bitácora sin interés creada por Alabuena -