Ir a inicio

Ir a inicio

 

Enlaces desnudos

Webs interesantes
MAGUFOmedia
ARP-SAPC
HomoWebensis
Sin dioses

Bitácoras de la leche
El palo-freak
A Contraluz
Por la boca muere el pez
Ciencia 15
Los cien gaiteros del delirio
La biblioteca de Babel
El rincón de Canopus

FotoBlog


Categorías e historias

La verdad desnuda
Bajo la ropa
Los velos de Sofía
Historias

Califica En Pelotas
Todo esto es gracias a

Blogalia
Blogalia


Manolo, el de las colillas


La gente como él suele nacer en noches tormentosas, pero, puesto que su familia era de clase más bien subterránea, no se pudo pagar la tasa de rayos y tuvo la matrona que zarandear la bandeja de los apósitos para crear el efecto. Nació feo, muy feo. "No se asuste, señora -dijo el médico al sacar a ese niño de sus entrañas-, puede que de mayor se parezca más a un ser humano que ahora". Hasta los médicos más expertos pueden equivocarse, he aquí un caso que lo demuestra.

Nada en su infancia pudo presagiar su desgraciado destino. Nada a destacar, salvo su desaparición por unas horas, a los tres años, mientras sus padres se dedicaban al noble oficio de sisar carteras en El Rastro. "No se preocupe si tandan en recuperarlo", gritaba la madre mientras un simpático policía le acompañaba, esposada y a empujones, a la comisaría. Nada a destacar, salvo una denuncia de su profesor por su maldita manía de destrozar el material del colegio. "No gano para reglas, señor juez. Fíjese, la última que compré, de acero inoxidable de varios centímetros de grosor, la destrozó con sus propias manos. Son varios años los que llevo dedicado a la docencia y no he visto a ningún niño que destroce tanto material cuando se le infringe un castigo corporal".

La adolescencia la pasó de botellón en botellón, apurando lo que dejaban, tirado en el suelo, de Dyc y de cartón de vino los jóvenes con más dinero y suerte que él. Tuvo suerte con Cupido: se enamoró de varias mujeres, a pesar de que ellas le tomasen más como un entretenimiento para asustar a sus enemigos que como un hombre. En cierta ocasión, mientras se avalanzaba borracho de cubatas de Don Simón, una bella moza tuvo que pararle los pies a base de sinceridad: "Si no me lío contigo no es porque seas feo, que lo eres un rato, sino porque si nunca he visto bien el compartir un hombre con otra, imagínate cómo me sentiría al tenerte que compartir con toda tu piojera."

En una resaca de garrafón, decidió que su hora había llegado, y que tenía que cambiar de vida, y dejarse de mujeres, y de borracheras. Y ducharse. "Por supuesto, aquí admitimos a todos aquellos que crean en el cuerpo de Cristo", le dijo el cucaracha que reclutaba para Salesiano. El año y medio que allí pasó no le cambió tanto como él hubiese querido. Si bien bebía más alcohol y mejor dentro de la congregación, lo que no le importaba lo más mínimo, el hecho de tener que abandonar las mujeres para dedicarse a jóvenes impúberes, le creaba ciertos traumas morales. Decidió abandonar, porque ni se veía presentando programas rosas en Tele5, ni tenía cuerpo para ser modelo. Es lo que tiene la sodomía.

Y, tras años sin dar señales de vida, me lo he encontrado hoy en el metro. Según comentaron los testigos, mi amigo Manolo, tras aburrirse de pedir pitillos a las personas del anden, decidió saltar a las vías para ver si encontraba alguna colilla que fuese fumable. Como no podía ser de otra forma, el tren lo ha arrollado, esparciendo lo poco que podía dar de sí mismo por las paredes y el techo. Me he llevado una oreja a casa, para que, cuando me aburra, pueda martirizarle contándole lo bien que me ha ido la vida. Creo que se lo merece.

Publicado el 2003-02-26 a las 07:56 | 1 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://enpelotas.blogalia.com//trackbacks/5683

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-02-26 09:15

Anda, veo que a Vd también le atraen las vidas de los santos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.111.61 (a0eb009771)
Comentario

- Bitácora sin interés creada por Alabuena -